En la audiencia, frente a las madres de Nancy y Evelyn se explicó cómo las sometía y asesinaba, e incluso que llegaron a comérselas y darles los restos de sus víctimas a sus perros